PUERRO DE SAHAGÚN:

Desde antiguo es bien conocida la fama de “los puerros de Sahagún”. De cuya tradición en el cultivo se constatan referencias escritas con más de diez siglos de antigüedad.
                El origen de este cultivo en tierras de Sahagún, habría que buscarlo en el asentamiento de los monjes benedictinos que procedentes de Cluny, vinieron aquí en tiempos del reinado de AlfonsoVI.
Estos monjes, además de la filosofía benedictina: “ora et labora”, trajeron consigo sus hábitos culinarios y gastronómicos, entre ellos el consumo de puerros.

Con el tiempo, la importancia que alcanzó el burgo en torno al Monasterio de San Benito el Real en Sahagún, hacía indispensable disponer de una producción de alimentos suficientes para el sostenimiento del mismo durante todo el año.

Dado el rigor invernal de estas tierras leonesas, no había muchos productos que pudiesen satisfacer esta demanda, decantándose el puerro como un valor seguro del que poder abastecerse durante el más crudo de los inviernos.

Es en esta confluencia de vicisitudes, donde se asienta el desarrollo de la tradición y cultura agronómica del puerro en Sahagún.

Tradición que perduró a lo largo de los siglos, hasta mediado el siglo XX, cuando las migraciones hacia Europa y regiones industriales españolas drenaron de capital humano esta comarca. Suponiendo con ello el declive de la rica agricultura allí desarrollada, por su marcado carácter manual. Acuciado por los persistentes estiajes a que se vio sometido también a partir de esta época el río Cea, lo cual obligaba al abandono de muchos de los cultivos hortícolas, con fuerte consumo de agua de riego.

 

 

La situación actual es totalmente diferente:

Por un lado, el uso de maquinaria reduce las necesidades de mano de obra para estos cultivos. Por otro lado, al asegurarse el caudal de agua durante todo el año, debido a la construcción de los regadíos del pantano de Riaño nos permite ser optimistas en la recuperación de esta cultura y tradición tan arraigada en nuestra tierra.

Sin lugar a dudas: el “Puerro de Sahagún” es nuestro principal producto, y comercializamos el mismo tanto en fresco como en conserva.
Pero en nuestra mentalidad está el sacarle el máximo partido a este bondadoso producto.
Por lo cual, elaboramos y envasamos puerros en diferentes formatos según su calibre. Siempre primando una cuidada elaboración que mantenga inalteradas las características de este producto.
Envasamos cuellos de puerro, por ser esta parte la más sabrosa del puerro.
Elaboramos crema de puerro, para consumir como puré, y sobre todo como base para elaborar a partir de ella vichissoise con la adicción de leche o nata.
Y seguiremos investigando cualquier otra utilidad y elaboración que pudiera ayudarnos a aumentar el amplio abanico de posibilidades que este producto nos ofrece.